Mantenimiento de proyector. Limpieza de óptica

LA IMPORTANCIA DEL MANTENIMIENTO EN VIDEOPROYECTORES

Hoy vamos hablar de la importancia de realizar mantenimiento a nuestros videoproyectores para aumentar la durabilidad del mismo y de la lámpara.

Mucha gente no le da importancia a esto y cometen el error de adquirir lámparas, cuando no son necesarias, o directamente sustituir el equipo al pensar que se ha quedado inservible.

El mantenimiento que recomendamos desde Suseo es limpieza del equipo cada 6 meses o cada año, dependiendo del nivel de polución que sufran. La mayoría de equipos que están instalados en Educación, Hostelería, Empresas, sufren de los agentes externos, como polvo, patios de arena, polvo de tiza,…

El único mantenimiento que puede hacer el cliente es limpiar el filtro con asiduidad, pero como veremos más adelante, los filtros no son capaces de detener toda la polución cuando es excesiva. En Suseo desmontamos el equipo completamente para limpiar todos sus componentes por separado. Soplar el equipo o aspirarlo, puede provocar el efecto contrario. La suciedad interna puede acumularse en el conjunto óptico y dejarlo peor.

Para este ejemplo hemos usado un videoproyector Sanyo PLC-WL2500A, proyector de corta distancia y tecnología LCD.

Este equipo fue limpiado en Suseo en el año 2017 cuando tenía 553 horas de uso. En esa ocasión no fue necesario cambia la lampara, aunque debido a la suciedad daba menos luz de lo que debería con esas horas de uso. Hemos vuelto a recibir el mismo equipo 2 años después con 1113 horas de uso y sin casi verse.

Como veréis en las siguientes fotografías el polvo se acumula en todos los componentes del equipo, por mucho que el filtro ha sido capaz de retener bastante.

La suciedad en la lampara se queda pegada debido a la gran temperatura de funcionamiento. Esta suciedad, que ya no se puede quitar, hace que se opaque y saque menos luz de lo que debería. También hace que la temperatura de funcionamiento sea superior y acorta su vida útil.

Como se puede aprecia el filtro está muy sucio, pero no es capaz de aguantar toda esa suciedad, y al final acaba en el sistema de ventilación, como se ve en la siguiente imagen.

 

Esta suciedad en el sistema de ventilación hace que el rendimiento de los ventiladores sea inferior, el equipo se calienta más de lo debido y tanto óptica, lampara como electrónica trabajan a una temperatura mayor de la debida. A la vez toda esa suciedad se mueve en el interior del equipo, se posa en el conjunto óptico y hace que la imagen que vemos no sea correcta, con manchas y con muy poca luminosidad.

En esta imagen que es un fondo blanco se puede ver claramente las manchas de colores debido a la suciedad que tiene internamente.

El mayor error en este caso es pensar que solamente ocurre porque la lampara está agotada, y adquirimos una lampara nueva que al cambiarla notamos que apenas mejora.

Para que podáis comprobar esto hemos realizado dos medidas con un luxómetro, con la lampara usada da un valor de 15Lux y con una lampara nueva solo sube a 34Lux. Estas medidas están realizadas en las mismas condiciones, en una sala oscura, mismo tamaño de pantalla, misma señal. No indica la medida real de lúmenes del equipo, solo queremos que se vea la diferencia de luminosidad antes y después de la limpieza, y con lampara usada y nueva.

En estas imágenes de puede apreciar perfectamente como esta de sucio el equipo internamente, llegando hasta el interior del conjunto óptico y haciendo que el paso de la luz por todos sus elementos no sea correcto.

En este punto limpiamos todo correctamente y realizamos los ajustes que sean necesarios, al desmontar todos sus elementos.

Una vez realizada la limpieza ya tenemos una imagen correcta con fondo blanco. Sin manchas de colores y con una gran ganancia de luminosidad.

 

Ahora volvemos a realizar las medidas con la misma configuración anterior. Con lampara usada hemos llegado a 104 Lux y con lampara nueva a 190 Lux, casi el doble. En este caso ha sido necesario cambiar también la lampara, ya que de lo contrario estaríamos usando el equipo a la mitad de su luminosidad, y podría no ser suficiente.

 

Si en lugar de tardar 2 años en realizar la limpieza, se hubiera hecho en 1 año, posiblemente no hubiera sido necesario el cambio de lampara, y esta podría haber llegado a otras 1000 horas de uso. Para el uso que se da a este videoproyector serian otros 4 años sin cambio de lampara, solo con una limpieza anual.

Esperamos que esta información les haya sido de utilidad y valoren si sus equipos necesitan mantenimiento

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *